¿Y CÓMO ES TODO POR ALLÁ?

Esa es la pregunta que rondaba en mi cabeza antes de venir, y por más que leyera o buscara información, se mantenía en mi cabeza.

Ya les he hablado de como ha sido mi viaje a India, una aventura que sin duda, mi alma reclamaba y me ha hecho mucho más que feliz, pero ahora quiero compartir en estas lineas un poco sobre la Cultura y cosas que he visto, disfrutado y vivido aquí.

Lo primero que les contaré es que India es un país gigante, y aunque eso seguro ya lo saben, me refiero a una grandeza que se manifiesta en muchísimos otros aspectos. ¡India es Increíble!

Cada una de las personas con las que me he topado sonríen con el Alma, como si nada les importara, con la sutil dulzura y tranquilidad de quien en el fondo, sabe vivir en paz consigo mismo. No importa la opinión banal del otro, aquí las personas aprendieron a vivir sin la necesidad de estar juzgando, criticando o viendo lo malo en los demás, aquí cada uno tiene lo suyo y de esa misma forma, en esa misma medida entregan.

Claro, no todo es color de rosa y obviamente me he topado también con personas que no son tan buenas, pero son pequeños baches, porque como dije, aquí las personas se enfocan en lo bonito, y eso se contagia, he aprendido de eso, así que no me dejo llevar por esos pequeños momentos.

Por otra parte, en Rishikesh tienen una amabilidad increíble y una calma que desborda la grandeza de su país, son gigantes de corazón. Me siento en una burbuja, como si el mundo externo fuese otro planeta, de hecho, gracias a ello, todo este episodio que actualmente se vive en el planeta, no se ha sentido aquí, ya que el miedo no es el factor común. Contrario a eso, aquí se vibra en amor y cada día se eleva una oración para que toda esta situación deje este mundo y todos, sin importar credo, raza o posición, estemos sanos.

También tienen celebraciones muy hermosas, donde se cambia la frecuencia y vibración de los pensamientos, emociones y todo nuestro ser, de forma que el sistema inmunologico cada vez se haga más fuerte.

El idioma se escucha como si se estuviesen regañando, pero al final, terminan cada frase con una sonrisa, así que entendí que es similar a un regaño de una abuelita.

Otro tema muy importante que rondaba mi mente antes de venir era la comida, India es un país con una gastronomía muy variada y a la cual he aprendido a amar. No les voy a mentir, tenia mis reservas porque comer es uno de los placeres que más disfruto, y pensar que todo me sabría a curry me daba algo de susto; sin embargo, ahora amo sus preparaciones y combinaciones tan particulares como únicas. No me habría imaginado desayunos donde comería arroz o pasta con verduras, o una sopita de papa, acompañado de frutas y te, pero al final todo sabe delicioso!

También se que todo es muy natural, y eso ha sido un cambio muy positivo, porque nutre mi cuerpo y mi alma, haciendo que mi sensación de alimentación sea real y no solo de comer por comer.

Los dulces son deliciosos y hasta aprendí a hacer Gulab Jamun, algo similar a unos buñuelos dulces pero con ese particular toque de India que los hace casi mágicos. El Te Chai es otra de las delicias que aprendí a amar y ha sido una compañía para disfrutar de los atardeceres mágicos que día a día me acompañan. Obviamente extraño cosas de mi gastronomía paisa, que ya luego tendré tiempo de disfrutar conscientemente, pero por ahora, me estoy gozando cada cosa que puedo probar aquí.

Algo que me intrigaba también mucho antes de venir, y creo que a todos cuando lo vemos en fotos o vídeos, era si las calles son tan caóticas como allí se ven, y la verdad es que sí, de hecho es mucho más caótico de lo que se muestra. Hay vacas por cada esquina o andan en manada con sus terneros, el respeto hacia ellas es muy grande pero no deja de dar algo de tristeza verlas comer cosas de la calle. Ayudarlas es un poco difícil porque el pasto no es suficiente para tantas, sin embargo, cuando hay es muy lindo verlas libres, disfrutando de una siesta en la mitad de la calle, mientras carros, motos y personas respetan su espacio y hacen lo posible por no incomodarlas.

Caso contrario con las personas, ellas pasan a un tercer plano, siendo el segundo la movilización de motos y carros que pitan sin parar para evitar accidentes. Al principio confieso es bastante extraño, pero poco a poco se va acostumbrando el oído y también me acostumbré a estar en el sentido contrario al que habitualmente voy por la calle, ya que los vehículos tienen el timón al lado derecho.

Lo he aprendido a apreciar y se empieza a valorar pues en medio de todo, es un caos muy organizado y en donde aunque sea difícil de imaginar, el respeto es protagonista. Ya llevo muchos días viviendo en el mejor lugar al cual el universo pudo traerme, el mejor lugar que mi alma pudo elegir para este momento de mi vida y de la vida, para hacerme maestra de Yoga y también descubrir con ello muchas cosas de mi.

India un lugar mágico, Rishikesh la capital mundial del Yoga, y además el lugar que me esta permitiendo viajar a lo más profundo de mi alma… porque si algo entendí es que uno planea, pero finalmente, el alma es la que decide.

Namaste,

Julia.

4 comentarios sobre “¿Y CÓMO ES TODO POR ALLÁ?

Agrega el tuyo

  1. ¿Sabes? debo confesar algo, decir que te amo ya se me queda chiquito… tus letras, tus sentimientos, tu alma entera es maravillosa, gracias por todo lo que compartes, por todo lo que eres, y por todo lo que serás… te amo!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: