¡AHORA SOY MAESTRA YOGA!

¿Cómo lo logré?¿Cuándo pasó?…

Pues con muchísima disciplina y constancia en primer lugar, porque gracias a eso asistí al 100% de mis clases a tiempo, y sí, parece fácil porque es solo cumplir un horario, pero al pasar de los días teniendo jornadas que van desde antes del amanecer, hasta muy entrada la noche, el cansancio se va sintiendo, pero aún así no fue un obstáculo. Además un reto mayor estaba en el idioma, el cual poco a poco he desarrollado practicando mucho y sobre todo, tratando de perder el miedo a hablar en inglés.

Pero antes de seguir, necesito ir un poco más atrás en la historia para agradecer a Zalman, mi novio, ya que su insistencia para con mi viaje, su impulso para que no renunciara a mis sueños solo porque otros caminos no se habían dado como yo pensaba, y el ayudarme a ver alternativas hasta decidir venir aquí a cumplir un sueño de toda mi vida -que estaba olvidado porque lo veía muy lejano-, fueron definitivamente cosas muy importantes para mi. Él me hizo que vera lo que mi alma quería y hoy gracias a ese impulso terminé mi curso de MAESTRA YOGA, ¡Gracia amor!

A ver, donde habíamos quedado la última vez... después de la visita a la sede de la Academia en la montaña, vinieron días muy intensos, de mucho trabajo interno y externo, de mucho más estudio, clases con mayor nivel de exigencia, y de preparación para los exámenes finales, que incluían una clase que yo debía dar en inglés, lo cual por supuesto, me generó muchos nervios.

Me comprometí y cada día empecé a entender más a mis maestros y compañeros, ya que el inglés si bien había estudiado, nunca me había enfrentado a pasar todo el día escuchándolo y tratando de hablarlo, menos con acentos tan diferentes como los de todos los que estábamos en clase. Eso hizo que el estudio fuese doble, pues debía prestar atención, para luego resolver dudas con mi compañera y amiga Eileen, y así poder entenderlo y poder saber que me querían decir y no simplemente estar por estar.

Las clases se intensificaron cada vez más y el tiempo se hacia a su vez, cada vez más corto, razón por la cual no había vuelto a escribir; eran jornadas de 5:00 a.m. a 8:00 p.m. más el estudio que seguía luego de esto hasta más o menos las 11:00 p.m.

Y es que estudiar YOGA no es solo hacer posturas, es aprender de respiraciones, mantras, anatomía, filosofía, meditación… es un conjunto de muchas cosas, y para que todo estuviese claro, debía poner de mi parte el máximo y avanzar luego de procesar toda la información.

Para la preparación de mis exámenes, mi novio fue el apoyo. Cada noche le repetía como 100 veces las mismas palabras en inglés para mejorar mi pronunciación y tomarme confianza. Me ayudaba traduciendo para mi algunas palabras e incluso el como se pronunciaban, me acompañaba a hacer carteleras, saludos al sol y cuanta actividad tenía que reforzar en la noche; así logré este título: trasnochándome, esforzándome y poniéndole el corazón a cada cosa que hacía, para comprender todo lo que tiene el YOGA, en resumen, siendo disciplinada y perseverante.

Luego de mucho trabajo, mi examen final salio de maravilla, gracias a mi novio y a mi compañera de estudio el inglés fue algo que fui interiorizando, y tuvimos con mi compañera un examen donde pudimos mostrar todo lo que habíamos aprendido, gracias infinitas a ellos dos.

Hoy, después de todo esto, me siento muy orgullosa de mi, de haberme atrevido a venir en busca de mis sueños, y estar logrando verlos convertidos en realidad (¡solo decirlo me emociona!); me siento también agradecida por la escuela donde estoy, por mis maestros y compañeros; por supuesto agradecida de estar en la capital mundial del Yoga, mirándome hacia adentro para poder aportar hacia afuera. Es así, como con mucha valentía afronté este reto y con el alma llena de amor, recibí mi diploma.

Y ahora, esta historia continua …

Con Cariño, Julia.

4 comentarios sobre “¡AHORA SOY MAESTRA YOGA!

Agrega el tuyo

  1. Que bonita manera de relatar todo lo que has logrado, todo lo que has construido y estas sembrando para el futuro, mientras disfrutas y vives a plenitud el hoy.
    Gracias por permitirme el honor de ser parte de tu camino, de disfrutar el acompañarte y poder ser de ayuda, sabes que siempre cuentas conmigo.
    Te amo y se me desborda el alma de orgullo y felicidad al ver tus logros.
    Te amo, Te admiro, Te respeto, eres lo máximo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Regreso a casa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: